Plantas acuáticas

Las plantas acuáticas son realmente llamativas, bien sea, por sus hermosas flores o por sus tallos ornamentales, en cualquier estanque o espacio acuático donde se les ubique se convertirán en el centro de atención.

Ahora bien, aunque a muchos les encanta, pocos las conocen a fondo y no se atreven a implementarlas en sus estanques o jardines acuáticos. Por suerte, en este post hablaremos detalladamente sobre la variedad de plantas acuáticas, sus características, cuidados, entre otros datos de importancia.

De seguro cuando termines de leer y ver lo sencillo de su cultivo, querrás incluirlas inmediatamente en la decoración de tu jardín o estanque. ¡Comencemos!

Todo sobre las plantas acuáticas

¿Qué son las plantas acuáticas?

Las plantas acuáticas, también conocidas como macrófitas, hidrófilas o higrófilas, son aquellas plantas que se adaptan de manera excepcional a espacios húmedos o acuáticos como lagos, estanques, lagunas, pantanos, charcos, estuarios y orillas del río.

Los medios que estas plantas eligen son variados, se pueden desarrollan en aguas dulces, saladas, aguas estancadas, temperaturas elevadas, etc.

Estas, pertenecen a la familia de algas, de las briofitas, de las plantas terrestres no vasculares, y de algunas especies de plantas vasculares como las pteridofitas y angiospermas.

que son las plantas acuáticas

Algunas viven sumergidas en su totalidad y, las más conocidas, se desarrollan en la superficie de estos lugares acuáticos, ligeramente sumergidas.

Por otra parte, este tipo de plantas dependen netamente del medio acuífero donde se desarrolle.

Aunque poco conocida, existe una planta acuática carnívora, llamada Aldrovanda vesiculosa y crece  en aguas ácidas y estancadas.

Características

Estas plantas poseen varias adaptaciones morfológicas y fisiológicas para poder vivir estos hábitats:

Por tanto, presentan estomas especializados, tejido aerénquima en sus raíces y tallos, estructuras rizomatosas, y epidermis fina.

Así mismo, manifiestan un gran número de raíces secundarias voluminosas, cuya función es el soporte y anclaje de la planta. Mientras que los tallos y las hojas se encargan de absorber el agua y todos los nutrientes necesarios.

En algunas especies, los tallos son tan cortos que las hojas parecen salir de un mismo punto. También están las que desarrollan tallos de crecimiento horizontal.

características de las plantas acuáticas

Por otro lado, las flores tienen estructuras especiales que ayudan con la flotabilidad de las mismas. Estas, son de gran tamaño y de colores vibrantes; aunque también ser diminutas y modificadas, con polinización anemófila o zoófila

Las hojas flotantes, por lo general, son suculentas y tienen una forma ovalada. Mientras que las hojas sumergidas son muy ramificadas y filamentosas.

En cuanto a la reproducción, esta se realiza generalmente por propagación vegetativa, ya que puede ser difícil obtener semillas.

Tipos

Existen varios grupos de plantas acuáticas: las plantas flotantes, las plantas de orilla, las plantas de aguas profundas y las plantas oxigenantes.

Acuáticas Flotantes

Estas tienen la capacidad de desarrollarse en la superficie del agua flotando libremente, sin necesidad de ningún arraigue (flotantes libres) o, también flotar mientras sus raíces están ancladas en el fondo (flotantes arraigadas).

Las plantas flotantes son muy buenas para combatir las algas. Si crecen en la misma área, estas competirán eficientemente por todos los recursos para su desarrollo y crecimiento. Pueden absorber los nutrientes en el agua a una velocidad impresionante.

Así mismo, como poseen grandes hojas y raíces funcionan como refugio para peces y anfibios.

Unos de las especies más representativas de este tipo de plantas acuáticas son: el Jacinto de agua, la Lenteja de agua, la Oreja de elefante, la Pita de agua y el Mordisco de la Rana.

De orilla o de ribera

Son plantas que les gustan los suelos húmedos, por tanto se desarrollan perfectamente en los espacios cercanos a los estanques, ríos y lagos. Estas, no llegan a ser completamente acuáticas, pero resisten muy bien el exceso de agua del sustrato. Son llamadas plantas de transición, ya que al salir del agua permanecen vivas si se riegan constantemente.

Las plantas acuáticas de orilla son muy utilizadas para decorar los bordes de los estanques y las partes húmedas de los jardines.

Entre unos de los ejemplares más representativos tenemos: el cálamo acuático, las calas, los lirios, las eneas, etc.

De aguas profundas

Las plantas de aguas profundas son aquellas plantas que se arraigan desde el fondo del agua con todo y sus hojas. Se desarrollan de 40 a 90 cm bajo la superficie y aportan una buena cantidad de oxígeno a la flora y la fauna del lugar.

Estas impiden el paso de los rayos del sol, ofreciendo con esto una protección para los peces.

Las especies más conocidas de este grupo son los nenúfares, ninfoides y la flor de loto.

Plantas oxigenantes

Son las plantas encargadas de mantener el equilibrio biológico del ecosistema acuático. Estas mantienen el agua clara mientras absorben de ella  el dióxido de carbono y los minerales. Además producen oxígeno en grandes cantidades, evitando con ello la proliferación de las algas. También sirven como refugio a los peces.

El tallo y las raíces permanecen completamente sumergidos, a excepción de las flores, que salen a la superficie.

Entre las plantas acuáticas oxigenantes están la Bricio, el Ranúnculo Acuático, la Milhojas o Filigrana, entre otras.

Cuidados de las plantas acuáticas

Estos cuidados deben llevarse a cabo de acuerdo al tipo de planta acuática que desees cultivar. Sin embargo, hay ciertos lineamientos generales que debes considerar:

Ubicación y luz: lo primero que hay que tomar en cuenta al momento de cultivar plantas acuáticas es la ubicación del estanque. Para que estas plantas crezcan correctamente necesitan de la luz del sol, por al menos 4 horas al día en los días calurosos, así que crea tu estanque en un lugar donde el sol refleje por largo tiempo durante el día.

Trata que la zona donde ubiques tu estanque tenga alrededor árboles o arbustos que propicien sombra, parcialmente. Además, trata de que no estén muy cerca para que las hojas secas no caigan en el estanque; en caso de ser así, puedes extender una tela metálica sobre el estanque.

En el caso de querer cultivar una planta acuática en macetas dentro del agua, estas deben ser cubiertas con gravilla para que retengan las raíces y, lograr así, una buena oxigenación. Escoge macetones bajos para que la tierra pueda ventilarse adecuadamente.

Elección de las plantas: al momento de crear un estanque con plantas acuáticas, respeta el equilibrio biológico, y esto lo haces incluyendo tanto plantas decorativas como oxigenantes.

Poda: para evitar que tus plantas acuáticas se pudran y contaminen el agua del estanque o charca, debes podar las ramas, las hojas y las flores cada cierto tiempo.

Limpieza: los estanques cuando consiguen el equilibrio ecológico se tornan turbios en el fondo y medianamente claro en la superficie, eso es lo normal. Por tal motivo, no te empeñes en limpiar tu estanque asiduamente, solo lo necesario.

Abono: el abono que decidas usar debe ser de lenta liberación. En el mercado existe una gran variedad de abonos especiales para plantas acuáticas que no afectan la vida de los habitantes del estanque.

Productos especiales: debes tener especial cuidado con las algas, para ello puedes retirarlas a medida que vayan apareciendo o comprar productos especiales que realizan esta tarea.

Estos cuidados están orientados al hecho de que vas a cultivar estas plantas en un estanque o una charca grande.

Plagas y enfermedades en las plantas acuáticas

Entre las plagas más comunes que suelen atacar a las plantas acuáticas tenemos: el desarrollo de algas y la aparición de mosquitos. Estos, son los principales enemigos en los estanques, sin embargo son fáciles de combatir.

Ahora bien, existen otros seres vivos que cuestan ser detectados y, a diferencia de los primeros, causan más daños a la flora y la fauna del lugar o sencillamente alteran el ciclo biológico del estanque. Algunos de estos son: Argulus sp (garrapata o piojo de los peces); Lernea sp (gusano ancla); Hirudinea sp (sanguijuelas).

Tratamiento preventivo y correctivo

Lo que debes hacer para evitar que estas plagas y enfermedades es colocar las plantas y peces en cuarentena antes de introducirlos al estanque. Durante este tiempo, debes hacer una inspección minuciosa en cada uno de estos para descartar que tengan algún parásito; de ser así, retíralo con unas pinzas.

Posteriormente, lava las plantas con un chorro de agua a presión hasta retirar todo el sustrato. Seguidamente sumérgelas un rato en una mezcla de cloro, agua y jabón en polvo (100 ml de cada ingrediente por cada 20 litros). Por último, enjuágalas con abundante agua y colócalas en recipientes grandes con agua cálida, a pleno sol por un rato.

Plantas acuáticas comunes