Plantas medicinales

Según la Organización Mundial de la Salud, un 80% de la población mundial usa plantas medicinales para remedios caseros. Son el origen de la medicina actual y aún se usan como materia prima para medicamentos de todo tipo.

Hay miles de razones para tener plantas en casa, pero una de las principales debe ser por los múltiples beneficios para la salud que brindan. Una vez que descubras la magia que puede hacer la botánica por tu salud física (e incluso mental) no podrás sacarte de la mente la idea de cultivar tus propias plantas medicinales.

Jengibre para dolor de cabeza, lavanda como calmante, ajo como antibacterial y aloe vera o sábila para prácticamente todo, según lo prepares. No importa el malestar, siempre habrá una planta para sanarlo. ¡Cultiva las tuyas en casa! Es tan fácil como elegir las que se adapten a tu gusto, ambiente y necesidades.

Todo sobre las plantas medicinales

Cuidado de una planta medicinal

El cuidado es el factor más importante a la hora de cultivar plantas medicinales. De esto dependerá la efectividad y calidad de tus plantas y, por ende, de los remedios que hagas con ellas. Intenta agrupar las plantas medicinales que tengan los mismos requerimientos, para así facilitar el mantenimiento.

Por ser un grupo tan diverso de plantas, variará muchísimo la cantidad de agua y luz que necesitarán.

  • Agua: si no conoces el mantenimiento específico para tu planta medicinal, aplica la regla de oro: riega de manera que la tierra se mantenga húmeda, pero nunca empapada.
  • Luz: algunas, como el aloe vera, requieren sol directo. Si notas que alguna de tus plantas ha cambiado su tonalidad o no está creciendo debidamente, cambia su locación para darle más o menos luz solar. Ella misma te indicará cuál es la cantidad adecuada.C:\Users\laptop-plc\Documents\Mariana\Freelance\Plantas\Imágenes\Plantas medicinales\laRepublica.es.jpg
  • Abonado: hay fertilizantes específicos para plantas medicinales y aromáticas. Se recomienda hacerlo entre marzo y octubre para estimular el desarrollo de sus agentes. Siempre es buena idea incluir algún abono orgánico, que bien puede ser restos de frutas o verduras de tu misma casa.
  • Drenaje: en general, se beneficiarán de un suelo rico pero nunca demasiado alto en nutrientes, sino equilibrado. Usa una tierra porosa o incluso arenosa y arcillosa que permita el drenaje del agua que reciben.

Tipos de plantas medicinales

Tienden a clasificarse según su uso como remedio, tanto casero como industrial y farmacéutico. Se recomienda siempre consultar a un doctor primero, pero en pequeñas cantidades siempre darán beneficios.

  • Relajantes: usadas sobre todo en la aromaterapia, las plantas relajantes son aquellas que se usan para calmar ansiedades, estrés, depresión y otros trastornos que afectan principalmente la psiquis. Incluyen la valeriana, la verbena, el toronjil y la lavanda.
  • Digestivas: sea por un desbalance en la dieta o trastornos comunes del ser humano, estas ayudan a restablecer el equilibrio y promover una sana digestión. El jengibre, la manzanilla y el anís están en este grupo.
  • Circulatorias: trastornos como várices o problemas de circulación pueden tratarse con plantas como el romero, el tilo y el olivo.
  • Hepáticas: es parte del sistema digestivo, pero estas son las plantas que se encargan de mantener la salud del hígado. La cúrcuma y el cardo mariano son excelentes para realizar esta función.
  • Depurativas: son antisépticas, diuréticas y ayudan en todo lo que involucre retención de líquidos. El perejil y el enebro son estimulantes que ayudan a limpiar al cuerpo a través de las vías urinarias.
tipos de plantas medicinales
  • Respiratorias: las más buscadas por su efectividad y lo común de los trastornos respiratorios, sobre todo en algunas épocas específicas del año. El limón y el eucalipto son conocidas por su habilidad para mantener una respiración sana.
  • Para la piel: sea por su capacidad antioxidante o porque aporten hidratantes, las plantas como la sábila y la caléndula son constantes aliadas e, incluso, consideradas «milagrosas» en su tratamiento contra distintas condiciones de piel.
planta medicinal para la piel
  • Problemas reumáticos: el dolor en las articulaciones, que tanto afecta a los adultos mayores, puede tratarse con plantas de jardín como el apio, la albahaca y la cayena.
  • Para ojos, boca y oído: todo lo que involucre la otorrinolaringología, como sinusitis, enfermedades de la garganta e incluso conjuntivitis, puede tratarse con remedios caseros de plantas como salvia, orégano y clavo.
  • Para el sistema inmune: sin necesariamente padecer de alguna enfermedad del sistema inmune, siempre es necesario estimularlo para mantenernos sanos. Puedes hacer remedios con ginseng y ajo para lograrlo.

Cómo hacer extractos en casa

Los extractos conforman los concentrados de todas las propiedades de tus plantas. ¡Tú mismo puedes hacerlo en casa! Todo dependerá del tipo de planta y el uso que quieras darle.

Regla de oro: asegúrate, con la ayuda de internet o algún experto, que la planta que tienes es la que crees. Las consecuencias de consumir una planta distinta pueden ser desastrosas.

extractos de plantas medicinales

Es importante también tomar en cuenta que tus plantas crezcan en un ambiente limpio y libre de contaminantes, ya que, sin que lo sepas, el jardín puede estar absorbiendo componentes tóxicos.

Hay tres tipos de extractos: fluidos, blandos o secos. El fluido tiene las mismas partes de líquido que de planta; el blando es el ungüento resultante de una ligera deshidratación de la planta y el seco es lo que queda cuando a la planta se le retira por completo su humedad. Este último es el preferido para ingerir plantas de sabor desagradable.

Hacer un extracto líquido es muy fácil. Dependiendo de su uso incluirás alcohol o aceite en la receta. Después de lavar bien tu planta al arrancarla, insértala en un recipiente transparente y limpio que luego llenarás hasta la mitad con alcohol o aceite. Para esto se recomienda vodka o aceite de oliva puro.

Llena la segunda mitad con agua y deja en reposo por tres semanas, durante las cuales te encargarás de agitar el envase constantemente. Pasado este tiempo, filtra el resultado y tendrás el extracto de tu planta medicinal.

Beneficios y riesgos de las plantas medicinales

Los extractos, jarabes y cualquier receta derivada de plantas medicinales deben ser considerados fármacos y tratados como tales. Por lo tanto, es evidente que tendrán, además de sus múltiples beneficios, uno que otro efecto secundario.

Considera siempre estos pros y contras antes de decidir tratarte con plantas medicinales:

Beneficios

  • Por no contener los químicos con los que se preparan los medicamentos de laboratorio, las plantas medicinales tienen menos efectos adversos y son más seguras en el largo plazo. 
  • Para el tratamiento de condiciones crónicas, como la artritis, las plantas medicinales son más efectivas.
  • Costo: si están al alcance de tu jardín, el costo es prácticamente nulo.
beneficios de las plantas medicinales
  • De igual modo, su disponibilidad al alcance del jardín las hace una opción fácil y práctica.

Riesgos

  • Algunas condiciones requieren de fármacos y medicamentos que han sido diseñados específicamente para tratarlas. Las plantas medicinales pueden ayudar, pero no son siempre 100% efectivas en comparación con estos.
  • Riesgo de sobredosis por no conocer el nivel de concentración de los componentes en la planta.
  • Asimismo, riesgo de intoxicación o envenenamiento por no conocer las propiedades o identificar de manera errónea la planta.

Cómo incorporar una planta medicinal en el día a día

Después de conocer todos sus beneficios, sobran razones para cultivar plantas medicinales en tu propia casa e incorporarlas en tu vida diaria. 

Hace tan solo algunas décadas, las plantas medicinales y curativas se usaban como parte del día a día porque no estaba tan popularizado el consumo de medicamentos.

A pesar de que la medicina ha avanzado a pasos agigantados y hoy tenemos alguna pastilla prácticamente para cualquier malestar, nunca está de más prevenirlos e incluso tratar molestias menores con las plantas de tu casa.

Para prevenir, puedes incluir hierbas aromáticas, que también tienen propiedades medicinales, en tus comidas diarias. La albahaca, pimienta y laurel te mantendrán sano y le darán un delicioso sabor a tus recetas.

De la misma manera, puedes acostumbrarte a tomar jugos verdes, preparados generalmente con plantas y hierbas ricas en nutrientes que limpiarán tu cuerpo de toxinas.

Si estás intentando dejar el café, los tés y las infusiones a base de plantas aromáticas y medicinales tienen muchas propiedades antioxidantes y pueden ser un reemplazo para tu hábito diario.

Cómo controlar plagas y enfermedades de plantas medicinales

Al igual que sucede con las plantas aromáticas, como las medicinales se cultivan principalmente para su consumo, debes ser extremadamente cuidadoso si notas síntomas de alguna enfermedad o  plaga.

Las más comunes son las de pequeños insectos como el pulgón, gusanos y moscas blancas, pero también pueden ser atacadas por caracoles y orugas que comen una a una las hojas.

La manera ideal de controlar estas plagas es a través de insecticidas orgánicos y ecológicos que no intoxiquen la planta ni afecten sus propiedades curativas. La mejor manera es situarlas junto a plantas aromáticas que, con su olor, ahuyenten a los insectos.

cuidado de una planta medicinal

De igual forma, las enfermedades que afectan a las plantas aromáticas generalmente se deben a un descuido en su mantenimiento diario, así que podrá revertirse el daño si se detectan a tiempo y sin necesidad de aplicar agentes químicos a la planta.

Plantas medicinales más comunes