Salvia (salvia officinalis)

  • Nombre común: salvia.
  • Familia: lamiaceae.
  • Origen: Mediterráneo oriental.
  • Nombre científico: salvia officinalis.

Que su nombre te diga todo: «salvia» viene del latín salvare, que significa «salvar» o «curar», debido a las múltiples propiedades que tiene la planta. En tiempos antiguos los egipcios la utilizaban para tratar enfermedades digestivas, asma y dolores bucales. 

Por estas y tantas otras razones su cultivo se ha esparcido alrededor del mundo y es una planta común tanto en patios como en macetas y terrazas. Hoy, se conocen más de 160 especies que pueden usarse por sus propiedades medicinales, gastronómicas y decorativas.

Solo crece de manera silvestre en países mediterráneos, pero su uso en hogares y jardines está esparcido en todo el mundo. Tal vez conozcas su nombre porque frecuentemente aparece como ingrediente activo de muchos cosméticos, pero en este artículo conocerás todas las propiedades y usos de la salvia.

Cuidado de la salvia

El más sencillo entre muchas plantas. Sobrevive en condiciones extremas y, aunque te olvides de mantenerla durante un tiempo, seguirá brindándote todas sus bondades.

  • Luz: necesita una alta cantidad de luz solar para crecer, así que su ubicación preferida es en exteriores o en interiores cerca de una entrada de luz sin muchas corrientes de aire. 
  • Agua: aunque se comporta bien durante épocas de sequía, reacciona bien a un riego de al menos una vez a la semana o cuando su tierra seque. Dependerá del clima de la zona. Usa un suelo bien drenado, más bien arenoso y no arcilloso.
  • Cultivo y reproducción: crece en muchos tipos de suelo, pero es preferible dotarla de alguno alcalino. Para obtener hojas con alta concentración de aceites esenciales, se recomienda no arrancarlas hasta el segundo año de siembra de la planta.

Sus hojas pueden usarse frescas o secas, logrando esto último con la técnica de secado en ramilletes que también aplica para plantas aromáticas.

Crece con mucha rapidez, así que es conveniente mantenerla en una maceta o área del jardín en donde no interfiera con el crecimiento de otras plantas.

  • Abonado: reacciona bien ante fertilizantes orgánicos como el guano de murciélago. Hazlo durante su temporada de crecimiento, que va desde finales de verano a comienzos de otoño.

Si no tienes manera de obtener guano, puedes reemplazarlo con restos de tus comidas, como cáscaras de huevo o frutas y verduras.

Tamaño

Esta planta de tonalidades verdes azuladas alcanza una altura promedio de 70 cm y en primavera brotan unas pequeñas flores rosadas de 3cm de diámetro.

Usos de la salvia

  • A pesar de sus múltiples beneficios medicinales, es comúnmente utilizada como planta ornamental por la belleza de sus hojas y flores.
  • Sus hojas se usan a manera de infusión, para condimentar carnes y pastas y como aromatizante de distintas recetas. Con sus flores es posible preparar una mermelada.
  • Su infusión se utiliza como calmante, para combatir el sudor nocturno y el acaloramiento propio de la menopausia y para «cortar» la secreción de leche en madres lactantes. Controla el dolor menstrual y en uso externo se usa para lavar llagas y úlceras, combatir infecciones bucales y como tónico para detener la calvicie y la caspa.
usos de la salvia
  • Se usa como agua de baño como calmante para personas con problemas de nervios, dolores reumáticos y sudoración excesiva.
  • Recientemente se demostró que el aceite esencial de la salvia podría tener utilidad en el tratamiento del Alzheimer.
  • Es también un reconocido antidiarreico y un aliado para combatir todo tipo de enfermedades del sistema respiratorio.
  • Su uso más difundido es como uno de los componentes principales en dentríficos. 
  • Es popular el vino de la salvia, que además se usa en el tratamiento de la diábetes.
  • Su efecto relajante es de gran ayuda para conciliar el sueño.

Datos adicionales de la salvia

  • Hay pruebas de que la salvia se usaba desde el año 1500 A.C. como remedio para aliviar erupciones y picaduras de insectos.
  • Se le ha venerado a través de la historia como un amuleto de protección que constantemente forma parte de sahumerios.
  • Algunas variedades de salvia, específicamente una que se da en México, tienen propiedades alucinógenas.