Bonsái

A diferencia de lo que muchas personas piensan, la palabra bonsái no hace referencia a un tipo de planta en sí, si no se trata de un arte basado en cultivar algunas especies de árboles y plantas mediante técnicas especiales, con la finalidad de controlar su tamaño y conseguir una fiel representación de la planta en tamaño reducido. ¿Quieres aprender cómo cultivar un arbusto bajo esta metodología? Continúa leyendo y entérate de todo lo relacionado al bonsái.

Todo sobre el bonsái

¿Qué es el bonsái?

Ahora bien, la palabra bonsái significa bon=“bandeja” y sai=”cultivar”; aunque etimológicamente proviene del término penzai, donde pén=”cuenco” y zai= “planta”. De modo que al aplicar este arte no se puede desasociar el uso de la maceta, ya que como lo indica el significado de su nombre, el bonsái se define como el arte de cultivar un árbol en una maceta.

Diseño de un bonsái

El diseño de un bonsái se obtiene aplicando técnicas que intervienen en la forma. Por lo general, lo que se hace es podar el tronco, las raíces y las hojas cada cierto periodo para que la planta se mantenga empequeñecida.

Si este procedimiento se realiza adecuadamente, la planta vivirá el mismo tiempo que un árbol normal de la misma especie. Es importante mencionar, que la planta en ningún momento es modificada genéticamente para que se mantenga así.

Bajo esta metodología, cualquier especie arbustiva o arbórea se puede cultivar; sin embargo, los conocedores tienen como preferidas aquellas plantas de hojas pequeñas y resistentes al cultivo en maceta. Entre las más comunes se encuentran los siguientes géneros: arce, pino silvestre, olmo, azalea, olivo, enebro, etc.

diseño de un bonsái

En torno a este punto, la escuela tradicional japonesa sugiere una serie de conceptos que se deben aplicar para obtener un perfecto diseño de un bonsái, veamos:

  • Conicidad del tronco: el tronco debe ser más ancho en la parte inferior que en la superior.
  • Triangularidad: las ramas junto con las hojas deben tener una forma triangular desde todos los ángulos.
  • Ramas: estas deben estar ubicadas en la parte exterior de las curvas del tronco y se debe evitar que dos ramas salgan del mismo punto. También, al igual que sucede con el tronco, las ramas más cercanas al suelo deben ser más gruesas que las que están arriba. Y por último, la distancia en estas debe disminuir ascendentemente.

Con estos lineamientos, lo que se persigue con el diseño del bonsái es simular que el árbol o arbusto tiene más edad de lo realmente aparenta.

Cuidados de un bonsái

Al inicio hacíamos mención que este arte consiste en cultivar un árbol bajo ciertas técnicas especiales y, lo mismo sucede con su cuidado. A continuación, te presentamos algunos aspectos importantes que debes tomar en cuenta para cuidar correctamente estos árboles o arbustos en miniatura.

  • Luz: hay que cultivarlos en el exterior durante todas las épocas del año. No obstante, en el caso de las especies tropicales, deben ser llevadas al interior (en un invernadero bien iluminado) cuando las temperaturas bajan. En el caso de que no cuentes con un invernadero, lo debes colocar lejos de cualquier fuente de calor, pegado a una ventana luminosa.
  • Agua: estos tipos de árboles se deben regar cuando la tierra de la superficie empiece a secarse, le debes colocar abundante agua. Ahora bien, en cuanto a la frecuencia, debes hacerlo varias veces al día durante el verano y cada tres días durante el invierno.

Para realizar esta acción, es conveniente que utilices una regadera de agujeros finos y hacerlo en dos momentos, la primera vez se hace para humedecer un poco la tierra por encima y, la segunda se hace unos minutos después, bien abundante hasta que salga el agua por el drenaje de la maceta.

cuidado de los bonsái

El agua que debes utilizar es la de lluvia, pero en caso de que no llueva con asiduidad, puedes implementar agua de grifo, se recomienda que la dejes reposar por 24 horas para que el cloro y demás elementos químicos se asienten en el fondo.

  • Abono: el mejor abono que se puede utilizar es el abono orgánico sólido, el que está hecho de harinas, soja, sangre o huesos. El procedimiento debes hacerlo durante los periodos de crecimiento y formación de yemas, esto sucede durante la primavera y el otoño.

Durante el periodo de reposo vegetativo no lo debes de abonar, a menos que su cultivo sea en el interior. Otro aspecto que debes tomar en cuenta es que, si tienes una planta débil o enferma no la pueden abonar, ni tampoco durante los 30 días posteriores a una poda.

  • Drenaje: una práctica estándar de bonsái es cultivar los arbustos en una mezcla de suelo que drene rápidamente, para que las raíces no permanezcan húmedas por periodos prolongados.
  • Poda: se realizan dos tipos de podados: el pinzado y la poda drástica. El primero se hace a manera de mantenimiento y sirve para formar el bonsái y darle la forma deseada. Esto lo puedes hacer cuando las ramas tengan 8 pares de hojas, cortando por la parte superior 2 o 3 pares.

La segunda, consiste en podar drásticamente para darle la forma deseada. Esta la puedes aplicar cuando desees obtener un ejemplar en escoba, por lo que debes cortar con una navaja en bisel o de forma cóncava para que las ramas que nazcan lo hagan desde el mismo punto. Y para que las mismas crezcan hacia arriba, puedes colocarle un cartón alrededor, dejando unos 5 cm de holgura.

Trasplante y replantado en maceta

Cuando empieces a notar que la tierra se está agotando, es momento de que trasplantes tu bonsái. Para ello, debes recortar a la vez parte de las raíces (aunque a veces no es necesario) y podar las ramitas proporcionalmente.

Existen dos tipos de raíces: las de sostén y las de alimento, las que debes cortar son las primeras y se reconocen porque son más largas y gruesas. Esto se recomienda hacerlo en primavera cuando las yemas estén hinchadas y los brotes aún no hayan abierto. En caso de que no estés seguro de lo vas hacer es mejor consultar con un profesional.

como trasplantar un bonsái

Clasificación

Los bonsáis son clasificados según su tamaño, el número de troncos, apariencia, por el tipo de base en la que han sido plantados y por los números de árboles plantados en un grupo.

A continuación te presentamos una clasificación por medida:

Shito o Keshitsubu: es un bonsái miniatura que mide menos de 5 centímetros.

Mame: son bonsáis que miden entre 5 y 15 centímetros.

Shohin: miden menos de 25 centímetros.

Komono o Kotate Mochi: alcanzan los 15 y 31 centímetros.

Chumono: entre 30 y 60 centímetros.

Omono: miden entre 60 y 120 centímetros.

Hachi-Uye: son bonsáis de más de 130 centímetros.

Cómo controlar las plagas y las pestes en un bonsái

Entre las pestes más comunes que invaden a los bonsái están los insectos, estos se alojan tanto en la superficie como dentro del suelo. A veces suelen presentar hongos.

Otros tipos de pestes son muy específicos para cada especie, por lo que tienes primero que identificar para luego tratarla.

plagas en los bonsái

Los materiales y técnicas que puedes implementar son las mismas utilizadas en las plantas de tamaño convencional, lo que se hace es diluir un poco los mismos pesticidas químicos para no correr el riesgo de que la dosis sea demasiada.

Bonsáis más comunes