Bonsái de Roble

Nombre común: Bonsái de Roble – Roble- Roble albar – Carvallo.

Nombre científico: Quercus robur.

Origen: Europa.

Familia: Fagáceas.

El Roble es un árbol fuerte y es muy apropiado para el bonsái, ya que es muy fácil de cuidar. Así que si quieres incursionar en este mundo del arte Bonsái te recomendamos adquirir un bonsái de Roble. Mira el contenido que te presentamos a continuación sobre sus características y cuidados. ¡Aprende y cultiva tu propio bonsái!

Características del Roble

El roble es un árbol de hoja caduca, aunque algunos son de hoja perenne. Tienen un color verde oscuro que luego se convierten en amarillo y en otoño suelen ser de color marrón.

Existen una gran variedad de especies de Robles que crecen por toda Europa, Norte de África, Suroeste de Asia y Norte de Centro de América.

Cuando los árboles llegan a su madurez pueden alcanzar los 40 metros de altura y llegar a vivir hasta 800 años.

Tienen unos troncos poderosos que pueden llegar a medir unos 120 cm de diámetro y la corteza de color gris negruzca se agrieta cuando el árbol alcanza su madurez.

Las ramas se doblan hacia afuera y adquieren una forma de zigzag. La corona se va extendiendo a medida que el árbol crece.

Produce un fruto llamado bellota, el cual está parcialmente protegido por una cúpula semiesférica.

Bonsái de Roble
centrobonsai.es

Cuidados del bonsái de Roble

  • Luz: debes tener presente que los robles necesitan abundante luz solar y de un lugar ventilado durante la temporada de crecimiento. Algunas especies como el Roble Europeo y otras de especies norteñas son muy resistentes a las temperaturas bajas; sin embargo requieren cuidados invernales cuando se plantan en macetas o contenedores. Funciona muy bien un invernadero o un cobertizo que lo proteja de las corrientes heladas.
  • Agua: riega el bonsai de Roble  con abundante agua una vez el suelo se haya secado y evita la humedad permanente del sustrato. Durante el invierno disminuye la frecuencia de regado, pero nunca dejes que las raíces se sequen por completo.
  • Abono: puedes utilizar un abono sólido orgánico una vez al mes o, también funciona el abono líquido, este aplicalo semanalmente durante la etapa de crecimiento. Trata en lo posible de no abonar con mucho nitrógeno ya que esto hará que las hojas crezcan de más y la susceptibilidad a los insectos aumente.
  • Poda: realiza una poda agresiva a principios de primavera, justo antes de que las yemas nuevas se abran. Durante esta misma temporada puedes eliminar las yemas terminales fuertes.

No defolies por completo el Roble, ya que esto hace que se debilite mucho, aunque lo que sí puedes hacer es eliminar las hojas grandes continuamente.

Trasplante

Los bonsái de Roble jóvenes los puedes trasplantar cada 2 años, mientras que los adultos o más viejos puedes trasplantarlos después de 3 años, durante la primavera y antes que las yemas empiecen a abrirse. Durante este proceso es importante que no cortes más de un tercio de las raíces.

Cómo controlar las plagas y enfermedades en los bonsáis de Roble

Una de las enfermedades más comunes en los robles es la aparición de moho polvoriento. Y para controlar esto solo basta con que prepares una mezcla de 10 gramos de bicarbonato de sodio, 10 mililitros de aceite de colza y una gotita de detergente líquido, todo disuelto en 1 litro de agua. Aplícalo durante varios días.

Los robles también pueden presentar ampollas y quemaduras bacterianas en las hojas provocadas por el hongo Endocronartium harknessii, cuando se presenta este caso es recomendable acudir con un especialista y que sea este quien aplique un pesticida específico.

En relación a las plagas, los robles se pueden ver infestados por insectos y ácaros que causan la formación de vesículas. Puedes intentar sacarlos con las manos o expulsarlos con un chorro de agua, antes de utilizar un insecticida químico.

Datos adicionales del bonsái de Roble

  • En su estado natural, la madera de los Robles es utilizada en la industria de la construcción de edificios, muebles, herramientas, barcos, entre otros.
  • El bonsái de Roble se propaga fácilmente a partir de semillas sin necesidad de someterlas a un periodo de estratificación, mientras que los esquejes y los acodos aéreos casi nunca llegan a desarrollar raíces.
  • El sustrato debe ser una mezcla de partes iguales de akadama, lava volcánica o arena y turba.