Plantas carnívoras

Las plantas carnívoras constituyen un grupo muy diverso de especies que se especializan en atrapar y consumir animales, principalmente insectos. Tienen distintos tipos de trampas, algunas tienen flores y otras son acuáticas. Muchas solo tienen en común su hábito de comer insectos, pero todas son igual de fascinantes.

Una predadora sería una excelente opción si buscas para tu hogar algo que se salga de lo común. ¡Aprende más sobre estas interesantes plantas!

Todo sobre las plantas carnívoras

¿Qué es una planta carnívora?

Son famosas por atrapar insectos, pero se les llama «carnívoras» y no solo «insectívoras» porque, además de alimentarse de larvas, moscas, mosquitos y cualquier otro insecto pequeño, algunas especies atrapan y digieren cualquier ser vivo que caiga en su trampa. Las más grandes, incluso, tienen ranas y pequeños mamíferos en su dieta.

Ahora, ¿cómo diferenciar a una carnívora de cualquier otra planta? Debe cumplir estas condiciones:

  • Capturar y matar a sus presas.
  • Tener un mecanismo que facilite su digestión.
  • Obtener un beneficio de los nutrientes asimilados al cazar.

Sus mecanismos de caza siempre incluyen una hoja modificada, que no es más que la hoja común de cualquier otra planta, pero evolucionada para atrapar alimento. 

La mayoría crece gracias a la fotosíntesis, con agua, luz solar y dióxido de carbono y sin necesidad de alimentarse con insectos, pero complementan su alimentación en ambientes extremos con los nutrientes que obtienen de sus víctimas.

Hay una planta que aún es tema de debate entre expertos porque se alimenta de los desechos de una especie específica de insecto, pero no del insecto en sí; es la Roridula, originaria de Sudáfrica. En realidad, el hecho de que una planta sea o no carnívora dependerá mucho de tu punto de vista. 

que es una planta carnivora

Tipos de plantas carnívoras

El nombre más famoso entre las plantas carnívoras es el de la Venus Atrapamoscas, pero hay en total más de 800 especies divididas en 19 géneros o subespecies. La manera más fácil de clasificarlas es según la clase de trampa con la que se alimentan, que puede ser activa, semiactiva o pasiva.

tipos de plantas carnivoras

Las activas -como la Venus y las Urticularias- se mueven para atrapar a la presa; las semiactivas tienen características como colores o néctares que atraen a sus presas para luego matarlas y las pasivas esperan que algún animal despistado caiga en su trampa, al estilo de las Nepenthes.

Dónde viven las plantas carnívoras

Estas plantas depredadoras crecen normalmente en suelos ácidos y pantanosos, lugares en donde los nutrientes son escasos y que las obligan a ingeniárselas para conseguir alimento. La única excepción a esta regla es la, una insectívora que se adaptó al clima seco y árido del Mediterráneo.

donde viven las plantas carnívoras

Con excepción de la Antártida, encontrarás plantas carnívoras en cualquier lugar del mundo. Si te animas, tú mismo podrás cultivar una en casa. 

Tamaño

Incluso dentro de una misma familia, el tamaño de las carnívoras es muy variante. La mayoría son menores a 30cm y se alimentan sólo de pequeños insectos, pero hay algunas especies «gigantes» que alcanzan 1 metro de altura y comen cualquier animal que caiga en su trampa. ¡Hay para todos los gustos!

tamaño de las plantas carnívoras

Cómo cultivar plantas carnívoras

Debes tener mucha paciencia si deseas cultivar una carnívora desde su semilla, ya que son de crecimiento lento. Miden en promedio medio centímetro al nacer y alcanzan el centímetro a los seis meses con el cuidado correcto, que dependerá de la clase de planta que tengas. Algo que todas tienen en común es que necesitan agua destilada o de lluvia para crecer y requieren de tierra neutra sin abono ni fertilizantes. 

A menos que vivas en las condiciones extremas de un pantano, deberás imitar su hábitat en casa:

Las semillas deben estar en un contenedor transparente y limpio, si es posible con una tapa, en el que puedas mantener altos niveles de humedad. Recuerda también hacerle agujeros para que pueda absorber el agua.

El sustrato ideal es el esfagno, por ser ácido y bajo en nutrientes. Puedes usarlo solo o mezclarlo con arena gruesa o perlita. Es muy importante que coloques las semillas encima, sin enterrar, para que germinen correctamente.

La mayoría de las plantas carnívoras germinan en una temperatura entre los 17ºC – 35ºC y necesitan luz natural, pero puedes reemplazarla con una lámpara. 

Una vez que tu carnívora muestra sus primeras hojas, puedes mudarla a una maceta más grande y menos húmeda con una bandeja en el fondo para atrapar agua.

Si tus semillas son de una planta nórdica, deberán pasar primero un par de meses en el refrigerador. Esto lo puedes hacer con las semillas solas o ya preparadas dentro del contenedor con estrato.

Este es tan solo un método general para germinar semillas de plantas carnívoras, pero uno que otro paso cambiará de acuerdo con la que tú decidas crecer.

como cultivar plantas carnívoras

Cómo cuidar plantas carnívoras

Algunas especies, como la Venus Atrapamoscas, la drosera capensis y la sarracenia purpurea gozan de popularidad entre los amantes de las carnívoras por lo fácil que son de cultivar. 

Además, son excelentes plantas para informar a los niños sobre el mundo de las plantas carnívoras. Si eres un principiante en el cuidado de estas interesantes plantas, siempre es aconsejable que comiences con una de estas. En general, para cuidar carnívoras debes tener en cuenta:

  • Luz: si es natural, mucho mejor. La mayoría de las plantas naturales crecen mejor si tienen al menos 5 horas diarias de sol directo. Las nepenthes y droseras, por su parte, prefieren una luz difuminada.
  • Agua: deben tener siempre 1cm – 2cm de agua destilada o de lluvia en la bandeja, no encima de las plantas. Tampoco las riegues con agua de grifo, ya que su alto contenido mineral puede matarlas.
  • Hibernación: especies como las dionaeas y sarracenias necesitan unos meses de frío para sobrevivir. Si vives en un lugar cálido, puedes resolver esto metiéndolas durante un tiempo en el refrigerador.
  • Alimentación: a menos que estén en interiores y no tengas otra opción, nunca las alimentes. ¡Sigue leyendo para saber cómo lo hacen por sí mismas!

Cómo alimentar plantas carnívoras

Ya sabemos que estas guerreras crecen en un hábitat extremo, entonces, ¿cómo se las ingenian para conseguir alimento? Fácil: ¡se convierten en cazadoras!

Al igual que en la naturaleza, en casa también usarán sus trampas para obtener comida. ¿De qué se alimentan? La mayoría solo necesita uno o dos insectos al mes para mantenerse con vida. 

Ahora, si están ubicadas en un espacio cerrado y no tienen manera de obtener insectos, debes hacer el trabajo por tu cuenta. Aquí algunos consejos que salvarán la vida de tus plantas:

  • Solo aliméntalas con insectos: si en la naturaleza no comerían carne, entonces no tienes por qué obligarlas a hacerlo. Su trampa morirá luego de un tiempo y, muy probablemente, también la planta.
  • No sobrealimentes a tu carnívora: solo pueden procesar cierta cantidad de alimento a la vez.
  • Puedes controlar la peste de alguna planta si la ubicas al lado de una carnívora: de esta manera, la depredadora obtiene su comida y alivias la plaga de la planta infestada.
  • Si tienes una carnívora que solo acepta alimento vivo, puedes «engañarla» al rehidratar insectos muertos y tocar con un palillo el interior de la planta para estimularla.

Usos medicinales

Las carnívoras tipo jarrón, como las nepenthes, se han usado para combatir desórdenes digestivos, enfermedades del tracto urinario, retención de fluidos, dolor por inyecciones e, incluso, para prevenir la formación de cicatrices.

A pesar de que no se ha comprobado, algunos estudios han demostrado que las secreciones de algunas carnívoras contienen compuestos antimicóticos y podrían usarse en el futuro para combatir infecciones.

Las droseras son conocidas por sus propiedades antiespasmódicas y antibacteriana, por eso son perfectas para combatir males de las vías respiratorias. También se utilizan para aliviar dolores de todo tipo.

Cuánto tiempo viven las plantas carnívoras

Al igual que el tamaño, el tiempo de vida de una planta carnívora varía entre especies. La mayoría son perennes, lo que quiere decir que viven al menos tres años en óptimas condiciones, pero hay reportes de droseras que han vivido hasta 50 años fuera de su hábitat natural.  

Enfermedades de las plantas carnívoras y cómo controlarlas

A pesar de que comen insectos, a veces ellas mismas no se salvan de las plagas. La mayoría de las veces, se enferman por no recibir los cuidados adecuados. Estas son las más comunes:

  • Araña roja o ácaro: dejan manchas amarillas que resecan y terminan por matar a la carnívora. Aprovecha el clima cálido para reproducirse y dañar la planta. No se lleva bien con la humedad, así que rociar levemente la planta con agua y evitar el calor puede ser una buena táctica para acabar con la plaga.
  • Botritis o moho gris: un hongo que aparece en el tallo, los brotes, las hojas, flores e incluso frutos. Es más común en tallos carnosos y se reconoce porque pudre la planta en pequeñas partes de color gris. Se combate al ventilar la planta, reducir su humedad y evitar las heridas.
  • Pulgones: insectos pequeños, como la mosca blanca y la cochinilla, que absorben los jugos naturales de las plantas y las llenan de un líquido pegajoso que impide su crecimiento. Si la plaga no está avanzada, puede eliminarse fácilmente con algodón o gasa humedecidos en agua.

Familias (solo en el caso de las carnívoras)