Plantas crasas o suculentas

Las plantas suculentas es una de los tipos de plantas más especiales y fáciles de cuidar; son reconocidas por ser plantas ornamentales de baja demanda, ideales para cualquier persona. Quédate con nosotros y conócelas más a fondo.

En torno a estas plantas existen muchas creencias, por ejemplo, en el Feng Shui las utilizan para activar la energía de la abundancia, debido a que mantienen el agua en sus cuerpos permanentemente. Además son utilizadas para mejorar el estado de ánimo de las personas. ¡Genial! ¿Cierto?

Todo sobre las plantas suculentas

En este post te contaremos todo sobre estas plantas: definición, características, tipos, cuidados básicos, plagas y enfermedades que las afectan y las variedades más comunes. Toda esta información te ayudará para que elijas acertadamente la planta suculenta que mejor se adapte a ti y tu espacio. ¡Comencemos!

¿Qué son las plantas suculentas?

Las suculentas, también conocidas como crasas, son aquellas plantas que tienen la capacidad de almacenar grandes cantidades de agua en alguna parte de sus cuerpos, bien sea, en el tallo, hojas, flores o, incluso en todas.

Las partes adaptadas para acumular el agua tienen una alta proporción de tejido parenquimático, y es precisamente este el que permite mantener las reservas por periodos prolongados.

Es importante mencionar que, las crasas o suculentas no están genéticamente relacionadas entre sí, sino que cada una por su lado han desarrollado características similares en un proceso de evolución convergente.

que son las plantas suculentas

Características de las plantas crasas o suculentas

Como hicimos mención en el apartado anterior, la principal característica de las suculentas es su capacidad de almacenar agua en las partes de su cuerpo, permitiendo que resistan a periodos de sequía extremos o climas complicados.

Ahora bien, en cuanto a su crecimiento, estas plantas crecen a modo de arbustos (no muy altos), con pocas hojas y tallos que apenas se elevan del suelo. Se desarrollan de esta manera para no ocupar mucho espacio y asi poder maximizar la retención de humedad

En el caso de las hojas, en su mayoría, son carnosas y están rodeadas de una cutícula llena de pelillos que le proporciona una barrera impermeable, precisamente para que conserve por más tiempo el agua en su interior; pero además, esta capa protectora atrapa gotas de agua provenientes de la lluvia o rocío, a modo de garantizar una mayor disponibilidad del recurso.

Como ya sabemos, las plantas crasas o suculentas se han adaptado de diversas maneras para poder sobrevivir, y un buen ejemplo es el aspecto relacionado con su intercambio gaseoso. Lo que hacen estas plantas es abrir sus estomas durante la noche para poder realizar el intercambio, mientras que las otras plantas lo hacen en el día. Y lo hacen de esta manera porque en el día la humedad es más baja y, por ende, perderían más agua debido a la transpiración.

Tipos de suculentas

Existen miles de especies de plantas suculentas, las cuales se clasifican en varias familias. A continuación te presentamos las familias con más representantes:

FamiliaN° de especiesParte suculenta
Aizoaceae2000Hojas
Cactaceae1600Tallo
Crassulaceae1300Hojas
Apocynaceae500Tallo
Asphodelaceae500Hojas
Agayaceae300Hojas
Euphorbiaceae100Tallo
Didireaceae11Tallo
Portulacaceae?Tallo y hojas

Ahora bien, estas especies las podemos dividir en 4 grandes grupos: suculentas con tallo, suculentas sin tallo, cactus y suculentas colgantes.

Suculentas con tallo

Entre las familias más representativas de este tipo de suculentas tenemos las Crassulaceae y entre las más conocidas podemos mencionar las Echeverias, con más de 393 variedades cultivadas por todo el mundo; las Crassulas, con unas 620 clases; las Graptopetalum, con unas 18 especies; las Sempervivum, con 30 representantes.

Es importante mencionar que algunas variedades de las Graptopetalum, las Sempervivum y las Echeverias no cuentan con tallo.

tipos de plantas suculentas o crasas

Suculentas sin tallo o crasas acaules (plantas que no tienen tallo)

Este tipo de plantas son las que más se usan en los interiores. Al no tener tallo, tienen un porte pequeño. Entre las más representativas tenemos: las Sanseverias o Lengua de suegra; las Haworthias o Planta Cebra; las Gasterias;  y las Lithops o Piedras vivas.

Cactus o especies con espinas

Los cactus pertenecen a la familia Cactaceae y tiene más de 1600 variedades reconocidas. Entre las que se destacan: las Mammillarias, con 350 clases; la Euphorbia, con más de 2000 especies aceptadas; la Echinocactus, con solo 6 especies;  y las Opuntias, formadas por más de 300 variedades.

Existen otros tipos de suculentas con espinas, como las pertenecientes a la familia Agayaceae, siendo las más reconocidas las Aloe.

Crasas colgantes

Entre las 5 mejores variedades están: Dischidia nummularia; Rhipsalis baccifera; Cola de rata; Planta Rosario; y el Sedum Burrito.

Cuidados de las plantas crasas o suculentas

Las suculentas son geniales por su versatilidad ornamental, se lucen estupendamente tanto en interiores como exteriores, pero no todo queda allí, ya que es una de las plantas más fáciles de cultivar y cuidar. Mira los consejos que te presentamos a continuación para poder desarrollar un ejemplar envidiable:

  • Agua: ya sabemos que la demanda de agua de las suculentas es baja, pero no por ello tienes que descuidarte, ya que igual la sigue necesitando. Lo más recomendable es que la riegues 1 vez a la semana durante el verano y 1 vez por mes durante el invierno, esto como regla general.

Ahora bien, la dosis de agua no debe ser abundante, ya que esto podría llegar a ser letal para ellas. Trata de regarla en la mañana bien temprano o en la noche. Por último, no mojes las hojas, el agua debe ir directo al sustrato.

  • Luz: en este aspecto, lo mejor es que tu suculenta reciba luz solar a raudales, teniendo mucho cuidado de no exponerla directamente a los rayos del sol por periodos prolongados porque podría deshidratarse y eventualmente morir.

Si tienes tu suculenta en el interior, es mejor que la ubiques cerca de una ventana o en una habitación muy bien iluminada naturalmente. En caso contrario, si está en el exterior, toma la precaución de resguardarla del sol, sobre todo en el verano.

cuidados de las plantas suculentras o crasas
  • Sustrato: las suculentas son plantas que pueden crecer en terrenos difíciles, por tanto, cualquier sustrato le viene relativamente bien. Sin embargo, si la estás cultivando en una maceta, asegúrate de utilizar un sustrato especial para suculentas o cactus, aunque también puedes usar un sustrato convencional mezclado con un poco de arena.
  • Drenaje: es uno de los aspectos más importantes a considerar, por tal motivo, el sustrato debe garantizar un buen drenaje para que la planta pueda eliminar el exceso de agua.

Como puede ver, las suculentas son plantas muy sencillas de cuidar, incluso para aquellas personas que no tienen el mínimo conocimiento en plantas.

Plagas y enfermedades en las plantas crasas

La mayoría de las plantas en algún momento de sus vidas se ven afectadas por plagas y enfermedades, y las suculentas o crasas no son la excepción, aunque la mayor parte de las veces se puede prevenir simplemente con una observación minuciosa periódicamente.

Aun así, pueden verse afectadas por las siguientes plagas y enfermedades:

  • Cochinillas: pequeños insectos que se adhieren a las hojas de la planta para succionar la savia. Estos, pueden ser de color negro, amarillo, marrón o rosado. Una manera efectiva de combatirlas es limpiando la superficie con alcohol fino o productos químicos adecuados para esta afección.
  • Cochinillas algodonosas: llamadas así por su parecido al algodón, parecen diminutos copos de algodón. Estas se sitúan en las axilas de las hojas para succionar los nutrientes de la planta. Para aliviar esta situación, basta con pincelar el área con agua con jabón o alcohol fino. También funcionan los productos químicos como: Dimetoato, Acefato, Mercaptotion y Aceite emulsionado.
  • Pulgones: aparecen cuando las temperaturas se elevan. Estos atacan los escapos florales, provocando deformaciones en la planta. Se pueden eliminar mediante pulverizaciones de alcohol fino, con una solución de agua con tabaco o productos químicos específicos.
  • Araña roja: llegan a ambientes secos y produce lesiones en la epidermis de la planta. Para erradicarla, se deben utilizar acaricidas específicos.
  • Pudrición basal y de las raíces: esta enfermedad se genera por exceso de humedad. La mejor solución es aplicar fungicidas específicos, como: Benamil o Carbendazin.
  • Bacterias: estas penetran por heridas y producen infecciones que afectan los tejidos de la planta. Puede usarse antibióticos.

Estas son las plagas y enfermedades más comunes en las suculentas, sin embargo existen muchas otras más. Aquí lo importante es siempre estar alerta a cualquier cambio físico de la planta para poder detectar el problema a tiempo y buscar la solución más idónea.

Plantas suculentas o crasas más comunes