Aloe vera – Sábila

Nombre común: Aloe vera, Sábila, Acíbar, Áloe de Barbados.

Nombre científico: Aloe vera.

Origen: Arabia, El Magreb y el este de África.

Familia: Asphodelaceae.

El Aloe vera es una de las plantas suculentas más conocidas a nivel mundial, y no solo por su majestuosa forma, sino por todas sus propiedades medicinales. Entonces, ¿Por qué no querer cultivar un ejemplar en casa? Por suerte, en este post te contaremos todo sobre esta poderosa planta, sus características, cuidados, usos y un par de datos adicionales. ¡Vamos por ello!

Características de la Sábila

Es una planta  perenne, con un tallo robusto y corto que llega a medir 30 cm y hojas en forma de roseta desde la base de unos 50 cm de largo.

Las hojas, es su parte más distintiva. Tienen una forma triangular reduciendo su dimensión en la punta, son de color verde-grisáceo, glaucas, ligeramente recubiertas de pruina, dentadas por el margen, con dientes de unos 2 mm, fuertes y rígidos.

La inflorescencia alcanza unos 100 cm de altura y termina en un racimo compacto en la antesis y en la fructificación. Sus flores tienen forma tubular y son, por lo general, de color amarillo, se generan durante el verano, aunque esto no ocurre sino hasta que alcanzan los 3-4 años de edad.

Aloe vera
haycosasmuynuestras.com

Cuidados del Aloe Vera

En el caso de querer adquirir un ejemplar de Sábila, estos son los cuidados que debes proporcionarle:

  • Luz y ubicación: esta planta requiere siempre de buena iluminación solar. Se recomienda su cultivo en el exterior para que los rayos del sol le peguen directamente.

Ahora bien, en el caso de que no tengas un buen espacio en el exterior, no te preocupes, ya que también crece sanamente bajo la semisombra, siempre y cuando tenga más luz que sombra durante el día.

  • Sustrato: Si la vas a cultivar en una maceta, lo más recomendable es que utilices un cultivo universal mezclado con perlita. También puedes usar una mezcla de 50 % de gravilla fina de obra con turba.

Si la quieres cultivar directamente en el jardín, solo hace falta que el sustrato tenga un buen drenaje para que no formen encharcamientos, que lleguen a afectar las raíces.

  • Agua: la frecuencia del riego debe ser más bien escasa. Recuerda que al ser una planta suculenta resiste la sequía, así que lo ideal es que le proporciones humedad cada 15 días durante el verano y, una vez al mes en el invierno, pero ojo, esta frecuencia dependerá de las temperaturas del lugar donde te encuentres.

Ten presente que el sustrato se debe secar por completo antes de cada dosis de agua, ya que el exceso de humedad perjudica grandemente a la planta.

  • Abono: utiliza un abono específico para cactus o suculentas y aplícalo según especificaciones del empaque, durante la primavera y el verano. Puede ser un abono líquido o granulado. En caso de que tengas mascotas, es mejor que utilices abonos orgánicos.

Usos

La Sábila se cultiva como planta ornamental, para usos medicinales, como alimento e incluso en el mundo de la cosmética, donde extraen y purifican los extractos para luego crear productos de belleza.

Ahora bien, para su uso medicinal se extrae la pulpa, la cual es usada para cicatrizar heridas, aliviar quemaduras, hidratar la piel, para picaduras de insectos, como calmante, entre otros.

Esta pulpa contiene saponinas antiinflamatorias y antraquinonas, antimicrobianas, ácido salicílico, vitamina C y E.

Plagas y enfermedades del Aloe vera

Entre las plagas más comunes que afectan a la Sábila tenemos: los ácaros, las cochinillas y algunas especies de áfidos. Como medida de prevención, se debe dividir los hijuelos que surgen alrededor de la “planta madre”, para que estos insectos no tengan lugar para esconderse y alojarse a hacer de las suyas.

Datos adicionales del Aloe vera

  • Esta especie se cultiva a gran escala en países como: Cuba, República Dominicana, México, Colombia, Venezuela, Perú, EEUU, Jamaica, India, China, Australia, Bangladesh, Sudáfrica y España.
  • Para su propagación se pueden utilizar las plántulas que aparecen junto a la “planta madre”.
  • Para poder utilizar esta planta con fines medicinales, hay que esperar que sea una adulta, es decir, después que tenga entre 3-4 años de edad.