Bonsái de Serissa

Nombre común: Bonsái de Serissa – Serissa.

Nombre científico: Serissa japonica.

Origen: Sureste de Asia, de India y China hasta Japón.

Familia: Rubiaceae.

La Serissa japonica es una de las especies más utilizadas para llevar a cabo el arte del bonsái, y todo gracias a sus hermosas flores blancas.

No obstante, para llevar a cabo su cultivo hay que tomar ciertas consideraciones. Por esta razón hoy queremos compartir contigo información sustanciosa sobre sus características y los respectivos cuidados que hay que implementar para obtener un bonsái sano y realmente llamativo.

Características de la Serissa

Antes de hablar del bonsái de Serissa es importante que sepas un poco más sobre sus características, de esta manera sabrás mejor cómo manipularla y cuidarla.

La Serissa japonica es un árbol de hoja perenne que alcanza un tamaño máximo de 60 cm. Sus hojas son pequeñas, de color verde oscuro con bordes amarillentos y sus troncos son rugosos.

Durante el verano es el momento en que se puede disfrutar de sus hermosas flores de color blanco. Aunque algunos arbustos florecen dos hasta tres veces al año.

Ahora bien, el cuidado de la Serissa no es para nada fácil, por tal motivo se recomienda dejar su cultivo en manos de expertos. No obstante, a continuación te presentamos los lineamientos fundamentales a tomar en cuenta. Básicamente, la clave es mantener las condiciones de cultivo lo más estables posibles.

Bonsái de Serissa
pinterest.com

Cuidado del bonsái de Serissa

  • Luz: al bonsái de Serissa debes ubicarlo en un lugar con sombra parcial. En caso de querer tenerla en el interior, debes elegir un espacio bien iluminado. Ten presente que no soporta las temperaturas menores a los 10°C.
  • Agua: lo más recomendable es que mantengas todo el sustrato un poco húmedo, sobre todo en verano. Esta planta es muy sensible al exceso de riego, así que evita los encharcamientos. Puedes regarla con agua de lluvia o agua que tenga un pH entre 4-6. Moja las hojas diariamente mientras no estén creciendo las flores.
  • Sustrato: utiliza un sustrato que drene muy bien, gran parte del éxito radica en esto. Dicho sustrato tiene que absorber y filtrar el agua, de modo que mantenga las raíces muy bien oxigenadas. Una buena mezcla puede ser: 80 % akadama con 20% de kiryuzuna.
  • Abono: utiliza un buen abono orgánico específico para bonsáis. Abónalo durante toda la primavera hasta culminar el verano. Fertiliza en pequeñas cantidades una o dos veces cada mes.
  • Poda: puedes realizarle pinzados durante todo el año. Para ello, primero deja que crezcan de 4-8 pares de hojas y, ahí sí, corta 2-4 pares. Tienes que realizar este proceso a finales del invierno, cuando la temperatura haya ascendido a los 15°C. También puedes podar los brotes que vayan saliendo en la base del tronco. El bonsái de Serissa soporta la poda agresiva.

Trasplante

Debido a que el crecimiento del bonsái de Serissa es lento, se recomienda trasplantar cada 3 años, durante la primavera cuando la temperatura alcance los 18°C.

Datos adicionales del Bonsái de Serissa

  • Este bonsái puede presentar hojas amarillas y puede que se deba a falta de riego, exceso de riego, exceso de abono, muerte natural de las hojas, cambio de ubicación.
  • Si las hojas se muestran secas es posible que se deba a exceso de corrientes de aire, que se está quemando, por déficit de humedad ambiental o, simplemente, por renovación de las hojas.
  • Los esquejes es la forma más fácil de propagar un Bonsái de Serissa.