Tulipán (tulipa gesneriana)

Nombre común: tulipán.

Nombre científico: tulipa gesneriana.

Familia: Tulipa.

Origen: Asia.

Dicen que el nombre «tulipa» surge como una derivación de la palabra turca para «turbante» por la curiosa forma encapuchada de estos bulbos. La famosa planta es uno de los símbolos de Holanda y una flor que ya forma parte de la cultura popular.

Los tulipanes son unas de las plantas más reconocidas a nivel mundial y forman parte de una familia de más de 150 especies e infinitas combinaciones de híbridos, pero la variedad más común siempre ha sido la gesneriana. Debe su popularidad a la fama que se le dio en Europa en los últimos siglos, cuando se le comenzó a considerar una planta de lujo.

Hoy en día ya no se considera un lujo y está presente en muchos países del mundo como planta ornamental. Si eres capaz de darle el cuidado correcto, tú mismo podrías contar entre esos orgullosos dueños de un jardín de tulipanes. ¡Conoce más sobre la especie!

Cuidado de un tulipán

Crecen con facilidad y pueden sobrevivir condiciones de fuerte sol y temperaturas bajas, pero debes tener cuidado si tu suelo es alto en sal. De resto, puedes olvidarte casi por completo de ellos y de igual manera seguirán creciendo. 

  • Luz: crecen a pleno sol, por eso son ideales para un jardín exterior. Con un poco de sombra también florecerán brillantes y carnosos.
cuidado de los tulipanes
  • Agua: requieren muy poco agua para crecer y pueden dañarse si se les deja en agua estancada. Para evitar que esto suceda, plántalos en una tierra fértil, seca y posiblemente arenosa, que permita su drenaje. Necesitan agua para «despertar» y comenzar a crecer y luego de que germinen puedes olvidarte de regarlos y dejarle ese trabajo a la lluvia. Si estás en una zona seca, riégalos una vez a la semana solo para mantener el suelo húmedo.
  • Hibernación: muchas veces se recomienda sacar los bulbos de la tierra después de que las hojas se marchitan, alrededor del mes de junio. Guárdalos en un lugar seco, oscuro y aireado hasta octubre o noviembre (antes de las heladas de invierno), que es el mejor momento para plantarlos de nuevo.
  • Fertilización: si quieres plantarlos de manera perenne (durante todo el año), aliméntalos con un fertilizador balanceado, preferiblemente orgánico, en otoño, cuando están recién plantados. Los bulbos en general saben autoabastecerse con nutrientes que toman de la tierra, pero no está de más abonarlos de vez en cuando.

Tamaño

Depende mucho de la variedad, pero los tulipanes más comunes miden entre 30cm y 60cm de altura. 

Trasplantar un tulipán

Luego de podar tus flores completas justo cuando comienzan a marchitarse, sacar los bulbos con una pala y guardarlos hasta antes del comienzo del invierno, plántalos en una nueva maceta de mayor tamaño con tierra fresca, con una separación de al menos un par de centímetros entre uno y otro. Cúbrelos de manera que solo las puntas queden asomadas y ubica la maceta en un lugar soleado.

trasplantar un tulipan

Datos adicionales sobre los tulipanes

  • Para algunas personas de piel sensible, el tulipán es muy fuerte y termina causando lesiones como dermatitis. Ten cuidado al momento de manejarlos.
  • La harina de tulipán se usa en la gastronomía a partir del polvo de sus hojas secas.
  • Se ha demostrado que los tulipanes remueven formaldehido y amoníaco del ambiente.
  • ¡Les encanta moverse! Si los cambias de ubicación cada año, te compensarán con flores grandes y de colores vivos.